Blogia
Planeta Velvetina
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El big bang del velvetinismo

El big bang del velvetinismo

Aunque Miguel siempre ha estado ahí, incluso sin que fuéramos conscientes de ello, existe un momento mágico de irrupción del velvetinismo en nuestras vidas. Y tiene gracia, ya que fue antes de la edición de esa obra de arte que es Velvetina. Pero es que todo está ahí: el lenguaje propio, la creatividad, los quicires, la mezcla entre rock and roll americanísimo y la España cañí, los enunciados sin preguntas, la libre traducción, el tartamudeo, la presencia física, la música, lo más cercano y lo más lejano, el choque imposible entre culturas, adobao por esa personalidad cosmopolita sin dejar de ser españolísima de Miguel... Ocurrió en enero de 1999, durante una entrevista realizada a la gran banda de Atlanta, The Black Crowes, en su celebrado "Séptimo de caballería" (si hasta las connotaciones western del título del programa son velvetínicas) y una vez más, con el cumpleaños recién cumplido de nuestro protagonista, es necesario revisitarlo. Disfruten del vídeo y dénles las gracias a Jagglitros. Se trata de los tres minutos con más fundamento de la historia del velvetinismo, su big bang. Que Carl Sagan nos coja confesaos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Mariela -

Hola,

He visitado tu web y me pareció excelente.
Ya tengo puesto un enlace a tu sitio web. Me gustaría mucho que pusieras un enlace a mi web usando la siguiente descripción: "Miguel Bosé... Príncipe Sereno"
Mi sitio es:

http://planetabose.blogspot.com/

Si deseas modificar la descripción de tu sitio o tienes alguna otra idea de promoción házmelo saber.

Saludos,

Mariela

mariela_duvi@yahoo.es
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Jagglitros -

¡Qué gran entrada! y sobre todo ¡qué gran comentario! Mi obligación era ponerlo en Quicir Land, pero esperaba la plasmación de tan dichoso momento en el blog que lleva el nombre de la filosofía que encarna la entrevista. Y muy grande también la foto de Carl Sagan.
Véanla una y otra vez, repítanse lo que vayan aprendiendo e intenten imitarlo. De algo inicialmente absurdo, todo empezará a cobrar sentido, como el universo mismo. Quicir.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres