Blogia
Planeta Velvetina

Miguel, artista para la paz, quicir

Miguel, artista para la paz, quicir De nuevo recuperamos al mejor cronista del mundo (de El mundo), nuestro Boxset. Y en esta ocasión, metiendo el dedo en la llaga (yo le doy bambú) en el problema del racismo y las diferencias entre las religiones. Como artista para la paz de la Unesco Miguel ha visto y oído muchas cosas ante las que no se muestra indiferente. Una cosa es ser freelance, indepenndiente de todo Dios, y otra indiferente, quicir. Por cierto, que en web de la Unesco el nombre de Miguel aparece al lado de otros ilustres artistas pacíficos como Celine Dion, Joaquín Cortés o Georges Moustaki, lo que hace a nuestro Velvetino I más grande si cabe. Tiene gracia cómo define la Unesco a los artistas para la paz: "Los Artistas para la Paz de la UNESCO son personalidades de renombre internacional que, a través de sus carreras y de su compromiso humanitario han hecho contribuciones importantes a los objetivos de la UNESCO en sus cuatro ámbitos de competencia: la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación. La UNESCO trabaja con ellos para llamar la atención pública sobre aspectos relativos al desarrollo humano y para informar sobre la acción de la Organización para lograrlo." Está claro que nuestro Miguel (más renombre internacional, imposible) contribuye a través de unas canciones que valen por mil pancartas, mil pelis de Spielberg o mil pegatinas de esas. Con las canciones, y con su propuesta de adopción a los huérfanos del tsunami... ¿Coi io?

Pero vayamos a la crónica, que ya toca:

"Estuve en Israel hace años cuando se me nombró Artista por la Paz en la Unesco y viajé para recaudar fondos para hacer un hospital en zona palestina. Se quería hacer uno para las tres religiones y fue imposible. No se podía poner de acuerdo a nadie y había un riesgo constante, brutal. Con todo esto, a mí llega un momento que me pesa mucho, me siento culpable de algo que no lo soy. Es algo que ha pasado, que está ahí y que creo que hay de dejar de recalcar porque si no va a tener un efecto contrario. ¿Por qué no se recuerda Hiroshima, Nagasaki, Rusia, Argentina...?

Por otro lado, es verdad que en los campos fueron en gran parte judíos, pero no se habla de los latinos y de muchas otras personas. Creo que todo esto puede tener el efecto perverso de reavivar un cierto racismo. Me parece, de algún modo, un peligro esta exhibición del dolor, pero cada uno tiene sus heridas y hay culturas que tardan mucho más en saber cerrarlas o que son proclives a este tipo de autocompasión. Eso a los latinos nos pasa mucho, parece que nos sentimos vivos recordando las desgracias." (Miguel Bosé)


"En los campos fueron judíos, latinos y muchas otras personas". ¡Bravo Miguel! Tratas de recordar, suponemos, a otras razas (imagino que consideras personas a los judíos y latinos) y en vez de eso, utilizas el indefinido "otras". Si no te acuerdas ni tú.

"¿Por qué no se recuerda Hiroshima, Nagasaki, Rusia, Argentina...?" Gran banda Hiroshima, creo que ahí empezó Alejandro Sanz. De Rusia me quedo con Ivan Drago y el gran grupo heavy Gorky Park.

"Hay culturas que son proclives a este tipo de autocompasión" Que te lo digan a tí, que tu disco "Velvetina" es el menos pirateado del top manta, y ahí sigues.

Como estaré de vacaciones, habrá mucho más y más. pero no tan pronto.

Velvetinos saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres